A raíz de una sugerencia de un miembro de la Comunidad, aquí tienes un artículo de las aplicaciones que tiene la inteligencia en el mundo laboral. Este artículo te muestra la importancia de utilizarla para ser un mejor profesional de la seguridad.
Si quieres recibir noticias sobre riesgos, análisis de inteligencia o alertas urgentes de seguridad y ciberseguridad en tu email, suscríbeta ahora a nuestra newsletter.
La inteligencia: una palabra, tres conceptos.
Si sabes qué significa inteligencia en el entorno de la seguridad, puedes pasar directamente al siguiente apartado.
Si es la primera vez que escuchas hablar de este concepto, o si crees que los espías son personas misteriosas que visten gabardina y llevan una Walther PPK, aquí tienes tres definiciones básicas de lo que es:
1. Inteligencia como producto. Se refiere a la información útil que se necesita para tomar una decisión concreta. Esta información se resume en un Informe de Inteligencia.
2. Inteligencia como proceso. Es el método utilizado para producir inteligencia, también conocido como Ciclo de Inteligencia:
1.El Director hace una pregunta concreta.
2. Se planifican los recursos necesarios para responderla.
3. Los obtenedores consiguen la información.
4. Los analistas la tratan y analizan para conseguir producir inteligencia que permita responder objetivamente a la pregunta.
5. Los analistas hacen un informe de inteligencia que será difundido al Director.
6. El Director deberá dar feedback (aunque en la realidad rara vez se hace) para que todos aprendan y mejoren los procedimientos.
3. Inteligencia como organización. Se refiere a las unidades u organismos que se dedican exclusivamente a producir inteligencia.
1. A nivel institucional, en España, es el Centro Nacional de Inteligencia (CNI).
2. A nivel policial, son las Áreas o Unidades tradicionalmente conocidas como “Información”.
3. A nivel empresarial, sería el departamento encargado de “Análisis” o “Estudios estratégicos”, en función sector y tipo de empresa.
Cuando la inteligencia era cosa solo de los Estados
Es cierto que hubo un tiempo en que el Estado tenía prácticamente el monopolio de la inteligencia. Los Estados la ejercían mediante instituciones públicas secretas (o muy secretas) encargadas de conseguir información útil para protegerse de las amenazas que ponían en riesgo al Estado, a sus intereses o a sus ciudadanos.
Los Estados, pisando permanentemente la línea roja de la legalidad (e incluso traspasándola), reclutaban ciudadanos extranjeros para que les pasaran información de alto secreto, se infiltraban en los círculos más exclusivos de la sociedad y llevaban a cabo misiones de venganza, represalia o rescate.
Los analistas, por aquel entonces, necesitaban ser capaces de memorizar grandes cantidades de información (sin ayuda de ordenadores ni Big Data). Con la poca información y medios que tenían, debían encontrar el punto débil de gobiernos, organizaciones, ejércitos o personas hostiles. Sus análisis se utilizaban para poner y quitar gobiernos, desestabilizar ejércitos o acabar con organizaciones terroristas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s